DEPORTES

RÚBEN LÓPEZ SUPERA RETO EN EL RIO AMAZONAS Y PREPARA SU PRÓXIMA PRUEBA EN EL CIRCULO POLAR

57Visitas

 

Reto superado, el empresario Rubén López cruzó 350 kilómetros del río Amazonas en una canoa de madera en seis días. Ahora se apresta a cumplir su siguiente misión, un desafío de subsistencia en el círculo polar en diciembre, el dinero recaudado irá también en apoyo a la Asociación La Hora Violeta.

La frase que reza con continuidad en sus redes sociales “Haz de lo imposible algo cotidiano”, parece ser el mantra que rige la vida de este empresario español – quien hace tres años creó la Foundation Invencible- que realiza retos extremos con el fin de recaudar dinero que va en apoyo de instituciones sociales.  Desde el 1 el primero de noviembre se encontraba en Brasil con el fin de cruzar el Río Amazonas en una canoa, reto que finalizo el domingo 11 al llegar al municipio local de Uricurituba.

“Es una prueba poco recomendable físicamente hablando, una auténtica locura para humanos sin un alma invencible. Muy reconfortante mentalmente, el Amazonas me ofreció unas puestas de sol increíble, un silencio y soledad que te llega al alma y corazón. No olvidaré nunca este viaje. Estoy muy contento, orgulloso de haber sido capaz de hacerlo”, relató Rubén López.

La prueba propuesta por López consistió en remar por el Río Amazonas en una canoa, apelando a la supervivencia, es decir, buscó su comida, durmió donde lo topó la noche y remó un total de 58 kilómetros diarios, para completar los 350 kilómetros dispuestos.

Este, por cierto, no es el primero de los retos, lleva cuatro: “primero monté en bici por 24 horas, en total hice 575 km, donde en una bicicleta 0 me acompañaban distintas personas por el lapso de algunas horas. Luego me fui al Kilimanjaro (montaña con más de 5895 metros de altura) donde hice tres ascensiones en tan solo 5 días. Luego, corrí en solitario un total de 280 por el desierto de Atacama en 7 días y, lo último antes del Amazonas, fueron 20 km a nado en el triángulo de las Bermudas”, agrega, “hago todo esto como una forma de llamar la atención, inspirar a otros a que entiendan que no necesitas ser un super hombre para ayudar. Uno puede hacer del día de alguien uno mejor con tan solo un saludo (…) en el caso de los CEO creo que pueden usar toda su capacidad para apoyar instituciones, pero más que eso los reto a que me acompañen en estas experiencias, no digo que hagan toda esta locura, pero un día, un kilómetro acompañándome hará la diferencia, se llevarán una gratificación enorme”.

Próximo reto en el Polo Norte

En el marco de los nueve retos que Rubén López planificó para el 2018 y parte del 2019, tras el Amazonas se viene un desafío de subsistencia en el círculo polar en diciembre, cuyo dinero recaudado irá también en apoyo a la Asociación La Hora Violeta.

“Serán 200 kilómetros de subsistencia, arrastrando un trineo de 60 kilos, me dejarán en el medio de la nada, solo me pasarán un GPS y me van a decir que encuentre un lugar de vuelta (…) esto también irá en ayuda de la Asociación La Hora Violeta (…) quería que ambos retos fueran para ellos ya que, dicha institución, se crea a partir de la historia de Yago, un pequeño de seis años que no ve (a causa Neurofibromatosis) y quise que estos retos fueran muy sensoriales, en ambas, veas o no lo sientes”, concluye.

Tras ello dispone volver a Latinoamérica, pues a finales de enero subirá el Aconcagua – montaña con una altitud de 6960,8 m, ubicada en la provincia de Mendoza – donde la donación recaudada irá en ayuda de la Asociación Española contra el cáncer.

En cuanto a la posibilidad de hacer donaciones a instituciones ubicadas en américa añade “tras subir el Everest tengo planificado empezar otra serie de desafíos, uno de ellos es recorrer el mundo en globo donde cada día aportaremos a una institución, con el fin de abarcar no solo a Europa o Latinoamérica, si no que a iniciativas de todo el mundo”.

Para conocer sobre Rubén López y sus retos, además, de entregar una donación deben ingresar a http://foundationinvencible.org.

 

 

 

El cansancio es alto, tanto físico como mental, en tan solo cuatro meses he realizado 24 horas en un rodillo en bicicleta sin parar donde alcancé 575 km. Tres ascensiones al Kilimanjaro de 5895m en 5 días. Luego, 280 km corriendo por el desierto de Atacama en 7 días y, lo último, fueron 20 km a nado en el triángulo de las Bermudas

 

 

 

Leave a Response

es_MXSpanish
es_MXSpanish